Es normal que cuando uno quiere un servicio o un producto quiera saber el precio que tiene que pagar por él.

Cuando se nos pide un presupuesto por realizar un proyecto dedicamos un buen tiempo a estimar lo más correctamente todos los gastos que nos va a ocasionar, el tiempo empleado y el margen de beneficios que hay que obtener para que sea un precio justo.

Por eso cuando un proyecto sale adelante nos alegramos de que el precio haya sido justo para ambas partes. ¡Ojo! si nos vienes buscando por precio barato seguramente no seamos los más baratos, no nos caracterizamos por bajos costes pues nos gusta la calidad, tanto del resultado final que desarrollamos como del servicio y el trato personalizado que damos durante todo el proceso.

En alguna ocasión nos han comentado que en la comparativa de precios con otros proveedores no somos los que mejor precio tenemos; ¡lógico! siempre hay alguien dispuesto a hacer algo similar a menor coste, pero hay que tener en cuenta muchos factores para poder decidir, dependiendo de lo que se pide, en márketing nadie da duros a peseta (esta frase aun no siendo actual creo que se entiende).

¿Has tenido en cuenta todos los factores? y las posibles acciones que deberían de seguir al proyecto? y las subtareas que ellos implica? a ver si por querer ahorrar un poco de aquí y de allí resulta que en la gestión de las redes sociales no están incluidas las creatividades ni elaboración de textos… o si en el diseño de la nueva web no se incluía la optimización en buscadores o que se viera tu web en móviles? aun hay mucha picaresca por ahí, ¡cuidado!

Con online ontime Digital Consulting, no te preocupes que todo lo que incluimos en nuestros presupuestos siempre está bien explicado y además añadimos las subtareas que se realizarán para que todo esté claro y exista la seguridad mutua de que lo que se pide es lo que se necesita y lo que se obtendrá.

No obstante, creemos que todo debe de tener un precio justo, equilibrado, por ello el eminente John Ruskin ya lo enunció hace unos cuantos años:

La ley del equilibrio en los negocios. John Ruskin (1819 – 1900):

No es sensato pagar de más, pero pagar de menos es peor. Cuando se paga de más se pierde un poco de dinero. Eso es todo. Cuando se paga de menos, en ocasiones se puede perder todo, porque lo comprado no cumplió con el propósito para el que se le compró. La ley del equilibrio en los negocios prohíbe pagar poco a cambio de mucho. No es posible hacerlo. Si se trata con aquel que ofrece el precio menor nos conviene agregar algo más por el riesgo que correremos, pero si tenemos para pagar esto significa que nos alcanza para pagar algo mejor.

Nuestros presupuestos siempre están estimados en base al tiempo que nos va a llevar realizarlo y al material que tenemos que emplear. Le tenemos que sumar el coste de las herramientas y software necesario (si hay que comprar plantillas de WordPress, plugins, contratar servidores, comprar dominios, licencias …) y tener en cuenta los impuestos.

Con todo este cocktail preparamos el presupuesto sabiendo que la mayor parte son las horas de trabajo a emplear, y que para ambas partes es mejor que sean cuantas más mejor; Para nosotros porque así podemos abordar otros proyectos, y para nuestros clientes porque así el proyecto se termina en menos tiempo y el coste es menor. Pero siempre sin descuidar el tiempo realmente necesario para hacerlo con #CALIDAD y #BUENSERVICIO.

¿Tienes un proyecto en marcha y quieres obtener calidad a buen precio? CONTÁCTANOS hoy mismo.